Coliflor con manchas negras, ¿se puede comer?

Si te encuentras una coliflor con manchas negras, ¿hay que desecharla? ¿Tiene salvación? Te contamos cómo actuar.

Coliflor con manchas negras, ¿se puede comer?

La coliflor es una de las verduras de invierno más saludables y nutritivas que hay, una hortaliza con un alto contenido en nutrientes y compuestos bioactivos, que hacen que sea un alimento de lo más interesante. Sin embargo a veces le aparecen unas manchas negras en la superficie con no muy buena pinta, ¿te ha pasado alguna vez? ¿Qué hago si me encuentro una coliflor con manchas negras?

Además de hablarte de las dichosas manchas negras de esta verdura, vamos a ver cómo aprender a elegir y conservar correctamente la coliflor para evitar la aparición de estas manchas o para evitar que se ponga mala.

¿Qué son las manchas negras en la coliflor?

Las manchas negras en la coliflor pueden deberse a dos causas principales: la oxidación o la descomposición.

La oxidación es un proceso natural que se produce por la exposición prolongada al aire y a la luz, que afectan al color de la hortaliza. Cuanto más tiempo se almacena una coliflor, más probable es que se oxide y que esto se manifieste en forma de manchas marrones de un tono claro. Dichas manchas no afectan a la calidad ni al sabor de la coliflor y se pueden eliminar fácilmente con un cuchillo o un rallador. Por tanto, si tienes una coliflor con manchas negras por oxidación, se puede comer sin ningún problema, siempre que no presente otros signos de deterioro.

En cambio, la descomposición se produce por la acción de bacterias, hongos y otros microorganismos que estropean el alimento. Esto puede ocurrir si la coliflor se guarda en un lugar húmedo, se deja en la nevera sin protección durante mucho tiempo, o se expone a temperaturas elevadas. Este tipo de manchas son marrones oscuras o negras y suelen ir acompañadas de otros signos como textura babosa, cabezas ablandadas y olor desagradable. Esto indica que la coliflor está podrida y, por lo tanto, no se debe comer.

¿Cómo conservar la coliflor para evitar que esto ocurra?

Cómo conservar la coliflor correctamente
Cómo conservar la coliflor correctamente

Lo primero que debes hacer cuando vayas al mercado o la frutería es elegir una coliflor fresca, con las cabezas blancas, firmes y compactas y las hojas verdes y crujientes.

En el momento en que llegues a casa debes conservarla en la nevera, en una bolsa de plástico perforada o envuelta en papel de cocina, para evitar la humedad y el contacto con el aire. Así, puede durar hasta dos semanas en perfecto estado sin estropearse.

Lávala bien antes de consumirla, sumergiéndola en agua con vinagre o limón, para eliminar posibles restos de tierra o insectos.

Si te encuentras alguna mancha negra causada por la oxidación, puedes eliminarla con un cuchillo o utilizando un rallador.

¿Qué beneficios tiene la coliflor para la salud?

Esta hortaliza, de la familia de las crucíferas, junto con el brócoli, la col, el repollo, el nabo o el rábano, tiene una bomba de nutrientes interesantes.

Vitaminas y minerales de la coliflor

Es especialmente rica en vitamina C, que tiene un efecto antioxidante, inmunológico y cicatrizante; también contiene vitamina K, que interviene en la coagulación de la sangre y la salud ósea; y ácido fólico, que es esencial para la formación de glóbulos rojos y el desarrollo del sistema nervioso.

En el apartado de minerales destaca por tener potasio, que regula la presión arterial y el equilibrio hídrico; fósforo, que forma parte de los huesos y los dientes; magnesio, que participa en el metabolismo energético y la función muscular; y calcio, que contribuye a la salud ósea y dental.

Compuestos bioactivos interesantes

Aquí tenemos que destacar los glucosinolatos, que son sustancias que se transforman en isotiocianatos al masticar o cortar la coliflor y tienen propiedades anticancerígenas, antiinflamatorias, antibacterianas y detoxificantes, ya que inhiben el crecimiento de células tumorales, modulan la respuesta inmunitaria, combaten las infecciones y estimulan la eliminación de toxinas.

También tiene flavonoides, que tienen un poderoso efecto antioxidante, antiinflamatorio y cardioprotector, ya que protegen a las células del daño oxidativo y reducen la inflamación; y sulfurofano, un compuesto tiene diversos estudios han demostrado que tiene un potente efecto anticancerígeno, ya que induce la muerte de células tumorales, inhibe la angiogénesis y la metástasis y activa las enzimas de detoxificación.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.