Dudas frecuentes sobre el huevo: todo lo que debes saber de este alimento

¿Sube el colesterol? ¿Hay que desecharlo una vez se pasa la fecha de consumo preferente? Respondemos a las dudas frecuentes sobre el huevo.

Dudas frecuentes sobre el huevo

El huevo es rico en multitud de nutrientes esenciales y una fuente inigualable de proteínas de alto valor biológico. Sin embargo, este alimento genera infinidad de dudas entre los consumidores.  ¿Es bueno o malo para el colesterol? ¿Qué diferencia hay entre los blancos y los morenos? ¿Cómo se conservan mejor? Hacemos un repaso por esta y otras cuestiones de interés y resolvemos las dudas frecuentes sobre el huevo que todo el mundo se ha planteado en algún momento.

El consumo de hasta un huevo al día no se asocia con un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular o mortalidad en personas sanas. 

Estamos ante un alimento rico en proteínas, vitaminas, minerales y otros nutrientes esenciales para la salud que genera muchísima controversia. Tiene el estigma de ser muy malo para el colesterol, por lo que en muchos hogares su consumo está limitadísimo. Desayunar un huevo cada día se ve como un peligro de salud pública, pero tomarse un zumo y unas galletas se ve como desayuno de lo más saludable. Aquí venimos a derribar mitos y a romper una lanza en favor de este alimento cargado de beneficios para la salud.

¿Qué tipos de huevos hay según su sistema de producción?

El código de los huevos. Infografía del Instituto del Huevo.

Los huevos se clasifican según el sistema de producción en cuatro categorías: 0, 1, 2 y 3. Estas categorías se identifican con un código impreso en la cáscara, que también indica el país, la provincia, el municipio y el gallinero de origen. En función de su sistema de producción podemos distinguir:

  • Categoría 0: huevos de producción ecológica. Las gallinas se crían al aire libre, con acceso a zonas cubiertas y con una alimentación ecológica certificada. La densidad máxima es de 6 gallinas por metro cuadrado en el interior y de 4 metros cuadrados por gallina en el exterior.
  • Categoría 1: proceden de gallinas camperas que se crían al aire libre, con acceso a zonas cubiertas y con una alimentación convencional. La densidad máxima es de 9 gallinas por metro cuadrado en el interior y de 4 metros cuadrados por gallina en el exterior.
  • Categoría 2: huevos de gallinas criadas en suelo. Estos animales se crían en naves cerradas, con acceso a zonas de nidificación, perchas y yacija. La densidad máxima es de 9 gallinas por metro cuadrado.
  • Categoría 3: provienen de gallinas criadas en jaulas colectivas, con un espacio mínimo de 750 cm2 por gallina. Dichas jaulas deben tener comederos, bebederos, perchas y nidos.

¿Qué diferencia hay entre los huevos blancos y los morenos?

¿Cuánto duran los huevos después de la fecha de caducidad?
¿Cuánto duran los huevos después de la fecha de caducidad?

El color de la cáscara depende de la raza de la gallina que lo pone. Normalmente, las gallinas de plumaje blanco suelen poner huevos blancos, mientras que las de plumaje oscuro suelen ponerlos morenos. Lo que no hay que olvidar es que el color de la cáscara no influye en la calidad, el sabor, el valor nutricional o la seguridad de este alimento.

Por otra parte el color de la yema, va a indicar la alimentación de la gallina. Cuanto más pigmentos naturales (carotenoides) tenga la dieta de la gallina, más amarilla o anaranjada será la yema.

¿Cuántos huevos se pueden consumir al día o a la semana?

Aquí no tenemos una respuesta unitaria, ya que depende de las características individuales de cada persona, de la actividad física que realiza y del cómputo de la dieta global.

En general, se considera que el consumo moderado de huevos es seguro y saludable para la mayoría de la población, siempre que se incluyan en el marco de una alimentación equilibrada y variada.

Es un alimento rico en proteínas de alto valor biológico, que contienen todos los aminoácidos esenciales que el organismo no puede sintetizar. También aporta vitaminas (A, D, E, B12, riboflavina, ácido fólico, biotina), minerales (hierro, fósforo, zinc, selenio, yodo) y otros compuestos bioactivos (colina, luteína, zeaxantina).

Destaca por su bajo contenido en hidratos de carbono y su moderado contenido en grasas, de las cuales la mayoría son insaturadas. También contiene colesterol, pero su efecto sobre el colesterol sanguíneo es menor que el de las grasas saturadas y trans.

Según la evidencia científica actual, el consumo de hasta un huevo al día no se asocia con un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular o mortalidad en personas sanas. Sin embargo, en personas con diabetes, hipercolesterolemia o antecedentes de enfermedad cardiovascular, se recomienda limitar el consumo a 2-4 por semana.

En cualquier caso, es importante tener en cuenta el método de cocción y los alimentos que acompañan al huevo, ya que pueden modificar su valor nutricional y su impacto sobre la salud. Por ejemplo, es preferible consumirlo cocido, escalfado o pasado por agua que frito o en tortilla y acompañarlo de verduras, frutas, cereales integrales o legumbres que de embutidos, quesos o salsas.

¿Cómo se conservan mejor los huevos?

Otra de las dudas frecuentes sobre el huevo es en relación a su método de conservación. Y es que estamos ante un alimento perecedero que requiere unas condiciones adecuadas de conservación para mantener su calidad y seguridad. Deben guardarse en el frigorífico, preferiblemente en su envase original o en un recipiente cerrado, para evitar la pérdida de humedad y la contaminación cruzada con otros alimentos.

Es importante tener en cuenta que no deben lavarse antes de guardarlos, ya que se elimina la cutícula, una capa protectora que impide el paso de microorganismos al interior del huevo. Si está sucio, se puede limpiar con un paño húmedo justo antes de consumirlo.

Tienen una fecha de consumo preferente de 28 días desde la puesta, que viene indicada en el envase. Esta fecha significa que hasta ese momento mantiene todas sus propiedades organolépticas (sabor, olor, textura), pero no implica que sea inseguro después de esa fecha.

Se recomienda consumirlos lo antes posible y respetar las normas de higiene y manipulación para evitar el riesgo de intoxicaciones alimentarias. Una forma de comprobar si está fresco es sumergirlo en un vaso de agua: si se hunde, está fresco; si flota, está viejo.

¿Qué beneficios tiene el huevo para la salud?

El huevo es un alimento que aporta múltiples beneficios para la salud, gracias a su composición nutricional y a sus compuestos bioactivos. Algunos de los más destacados son los siguientes:

  • Contribuye al crecimiento y al mantenimiento de la masa muscular, por su alto contenido en proteínas de alto valor biológico.
  • Favorece el desarrollo y el funcionamiento del sistema nervioso, por su aporte de colina, un nutriente esencial para la síntesis de neurotransmisores y la integridad de las membranas celulares.
  • Ayuda a prevenir la anemia, por su contenido en hierro hemo, que se absorbe mejor que el hierro no hemo de origen vegetal.
  • Mejora la salud ocular, por su contenido en luteína y zeaxantina, dos antioxidantes que se acumulan en la retina y protegen los ojos de la degeneración macular y las cataratas.
  • Fortalece el sistema inmunitario, por su contenido en zinc, selenio y vitaminas A y B12, que participan en la defensa del organismo frente a las infecciones.
  • Previene los defectos del tubo neural, por su contenido en ácido fólico, una vitamina que interviene en la formación del sistema nervioso del feto durante el embarazo.

¿Es recomendable limitar el consumo de huevos por su contenido en colesterol? 

Esta es una de las dudas frecuentes sobre el huevo más consultadas y la respuesta es no. El colesterol de los huevos tiene un efecto menor sobre el colesterol sanguíneo que el de las grasas saturadas y trans. El colesterol sanguíneo está determinado por varios factores, entre los que se encuentran la genética, el estilo de vida y la dieta global. El consumo de huevos no aumenta el colesterol LDL (malo) ni disminuye el colesterol HDL (bueno) en la mayoría de las personas. 

Además, este alimento contiene otros nutrientes que pueden tener un efecto protector sobre la salud cardiovascular, como las proteínas, las grasas insaturadas, los antioxidantes y la colina.

¿Qué parte del huevo es más nutritiva: la yema o la clara? 

Ambas partes son muy nutritivas y tienen una composición totalmente diferente. La yema contiene la mayor parte de la grasa, el colesterol y las vitaminas liposolubles (A, D, E y K), así como algunos minerales (hierro, fósforo, zinc) y otros compuestos bioactivos (colina, luteína, zeaxantina).

La clara contiene la mayor parte de la proteína, así como algunas vitaminas hidrosolubles (B2, B12, biotina) y minerales (sodio, potasio, magnesio, calcio). Por tanto, se recomienda consumir el huevo entero para aprovechar todos sus nutrientes.

Una vez hemos repasado estas dudas frecuentes sobre el huevo ha quedado claro que es un alimento completo, nutritivo y saludable, que se puede incluir en una alimentación equilibrada y variada.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.