¿Cuánto duran los huevos después de la fecha de caducidad?

¿Hay que desechar los huevos una vez ha vencido su fecha de caducidad o hay posibilidad de consumirlos unos días después? Te lo contamos.

¿Cuánto duran los huevos después de la fecha de caducidad?

Los huevos son un alimento básico que en muchos hogares se toman prácticamente a diario. Siempre que los compramos en el súper, vemos que tienen la fecha de caducidad impresa en la cáscara y hay veces que no le hacemos mucho caso a dicha fecha. Sin embargo, es importante tenerla en cuenta para garantizar su seguridad y frescura. ¿Qué pasa si los huevos han caducado? ¿Aún se pueden consumir de manera segura o hay que tirarlos? Descubre cuánto duran los huevos después de la fecha de caducidad y cómo saber si aún están frescos y si, por tanto, se pueden tomar sin riesgos.

La fecha de caducidad de los huevos

La fecha de caducidad (o más bien de consumo preferente) de los huevos es un indicador importante de su frescura y seguridad para el consumo. En la mayoría de los países, este ingrediente tiene una fecha de caducidad impresa en la cáscara o en el envase. Esta fecha generalmente se encuentra dentro de los 28 días desde la puesta del huevo.

Es importante tener en cuenta que es una guía para garantizar que es un producto seguro. Después de esta fecha, la calidad del huevo puede deteriorarse y puede haber un mayor riesgo de contaminación bacteriana.

El Instituto español de Estudios del Huevo indica que “si se han mantenido refrigerados, y tienen la cáscara intacta y limpia, los huevos se pueden comer durante unos días después de la fecha de consumo preferente”.

Por lo tanto, si han caducado hace un par de días y tras poner en práctica el truco que te explicamos abajo, ves que el huevo aún está en perfecto estado, se puede consumir, eso sí lo mejor es cocinarlo muy bien (cocerlo preferiblemente) para eliminar cualquier riesgo de intoxicación alimentaria.

Cómo comprobar si un huevo todavía es fresco

Aunque la fecha de caducidad es un buen punto de referencia, también es importante comprobar la frescura de los huevos antes de consumirlos. Hay una forma sencilla de hacerlo: el truco del agua.

Para comprobar la frescura de este alimento, simplemente llena un vaso con agua y colócalo dentro. Si se hunde hasta el fondo y se mantiene en posición horizontal, significa que está fresco y seguro para consumir. Esto se debe a que los huevos frescos tienen menos aire en su interior, lo que hace que sean más densos y se hundan en el agua.

Por el contrario, si el huevo flota en la superficie del agua o se mantiene en posición vertical, significa que no está fresco y no debe consumirse. A medida que envejecen, se introduce más aire en su interior y su cáscara se deteriora, lo que hace que floten en el agua.

Es importante tener en cuenta que este truco no es infalible y puede haber excepciones. Algunos huevos pueden flotar incluso si están frescos, debido a pequeñas burbujas de aire en la cáscara. Por lo tanto, siempre es recomendable utilizar el truco del agua como una guía adicional junto con la fecha de caducidad.

La importancia de guardar los huevos en la nevera

Cómo conservar los huevos en casa
Cómo conservar los huevos en casa.

Una forma de prolongar la frescura de los huevos es almacenarlos adecuadamente en la nevera. La refrigeración ayuda a mantenerlos en perfecto estado por más tiempo y reduce el riesgo de contaminación.

La temperatura ideal para almacenarlos en la nevera es de aproximadamente 4°C (40°F). Esto ayuda a ralentizar el crecimiento de bacterias y lo mantiene en buenas condiciones.

Además, es importante guardarlos en su envase original o en un recipiente cerrado para evitar la absorción de olores y sabores de otros alimentos en la nevera.

Hay que tener en cuenta que los huevos deben ser almacenados en la nevera en el momento en que llegan a casa. No es recomendable dejarlos a temperatura ambiente durante largos períodos de tiempo, ya que esto puede acelerar su deterioro.

Y un punto importante es que hay que guardarlos dentro de la nevera, nunca en la puerta, ya que así te aseguras que están a su temperatura y que al abrir y cerrar la nevera no pierden frío, lo que también puede favorecer la proliferación bacteriana.

Una vez hemos visto cuánto duran los huevos después de su fecha de caducidad, queda patente la importancia de respetar dicha fecha de consumo preferente, para asegurarnos tomarlos de forma segura. Aunque se puede usar el truco del agua y usarlos pasados un par de días de la fecha que marca el envase.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.