Las patas de pollo, un tesoro nutricional cargado de colágeno

¿Has probado alguna vez las patas de pollo? Esta pieza de carne tiene multitud de colágeno y nutrientes. Olvídate de tabúes y anímate con ellas.

Las patas de pollo, un tesoro nutricional cargado de colágeno

Aunque las patas de pollo a menudo se desechan, en varios lugares del mundo como México, Sudáfrica o Asia es común consumirlas. En estos países se suelen encontrar como comida callejera o en platos festivos. Además, te vas a sorprender cuando conozcas los beneficios para la salud que tiene este alimento, principalmente debido a su alto contenido en colágeno.

Vamos a repasar todo lo que necesitas saber sobre las patas de pollo, incluyendo sus beneficios, desventajas y algunas formas populares de prepararlas.

Valores nutricionales de las patas de pollo

Las patas de pollo se componen principalmente de tejido conectivo como piel, cartílago, tendones y huesos.

A pesar de esto, siguen siendo bastante nutritivas y aportan una buena cantidad de vitaminas y minerales. Una ración de 2 patas de pollo de 70 gramos aporta:

  • Calorías: 150
  • Proteínas: 14 gramos
  • Grasas: 10 gramos
  • Carbohidratos: 0,14 gramos
  • Calcio: 5 % del Valor Diario (VD)
  • Fósforo: 5 % del VD
  • Vitamina A: 2 % del VD
  • Folato (vitamina B9): 15 % del VD

Aproximadamente el 70 % de su contenido proteico total es colágeno, una proteína estructural que proporciona forma, fuerza y resistencia a la piel, tendones, músculos, huesos y ligamentos.

Además, las patas de pollo son una buena fuente de ácido fólico (vitamina B9), que favorece la síntesis de ADN y ayuda a prevenir anomalías congénitas.

Su contenido de grasa proviene principalmente de la piel, que a veces se retira para cocinarlas. Sin embargo, las patas de pollo a veces se fríen o se sirven acompañados de diferentes salsas, lo que puede aumentar significativamente su contenido de carbohidratos, grasas y calorías.

¿Tienen las patas de pollo algún beneficio para la salud?

Los posibles beneficios para la salud de las patas de pollo están relacionados en gran medida con su alto contenido de colágeno.

Puede mejorar la piel

Esta sustancia puede mejorar la salud y la apariencia de la piel, ya que se ha sugerido que la ingesta de colágeno puede mejorar la hidratación, aspereza, elasticidad y densidad de la piel.

También se ha observado en estudios que el consumo regular de colágeno reduce significativamente la celulitis.

Además, se ha demostrado que el colágeno puede ayudar en la cicatrización de heridas y en la prevención del envejecimiento de la piel.

Otro punto positivo de esta sustancia es que aumenta la hidratación de la piel y reduce la formación de arrugas causadas por los rayos ultravioleta B (UVB).

Puede aliviar el dolor articular

El colágeno de las patas de pollo también puede aliviar el dolor en las articulaciones. Varios estudios han demostrado que el colágeno puede estimular la regeneración de tejidos para reducir los síntomas de la osteoartritis, una enfermedad que desgasta el cartílago de las articulaciones y provoca dolor, hinchazón y dificultad para moverse.

También se ha observado que el colágeno mejora la formación y densidad ósea en mujeres posmenopáusicas.

Otros beneficios para la salud de este alimento

Además de estos beneficios, las patas de pollo también se asocian con el control del azúcar en sangre y la promoción de la salud del corazón debido a su contenido de colágeno y elastina.

Posibles desventajas de las patas de pollo

En muchas ocasiones las patatas de pollo se consumen fritas, lo que puede incrementar de forma considerable su contenido en grasa.

Y si las fríes en una grasa de mala calidad vas a consumir grasas trans, lo que va ha hacer que este alimento tenga una calidad nutricional mala.

Además, es importante tener en cuenta la higiene de las patas de pollo al comprarlas y prepararlas, así como tener precaución con sus huesos pequeños, que pueden representar un peligro de asfixia.

Cómo usar las patas de pollo en la cocina

Las patas de pollo se utilizan principalmente para preparar sopas y guisos. Se suelen comercializar en la carnicería en la parte de «arreglos», donde están los huesos para hacer caldo.

Si nunca las has probado, una forma saludable y nutritiva de consumirlas es hacer un caldo de huesos y usar patas de pollo para aportar un plus de colágeno y nutrientes.

En resumen, aunque estamos ante un ingrediente que se desecha de forma muy frecuente, las patas de pollo, son una fuente beneficiosa de colágeno y otros nutrientes. Su alto contenido de estos compuestos puede contribuir a la salud de la piel, las articulaciones y los huesos.

Aunque se suelen freír, una forma más saludable de cocinarlas es usarlas para preparar un caldo de huesos. A la hora de comprarlas es importante tener en cuenta que hay que comprarlas en una buena carnicería que asegure su higiene y a la hora de comerlas hay que tener cuidado con los pequeños huesos que tienen, ya que tienen potencial riesgo de asfixia.

Preguntas frecuentes sobre las patas de pollo

¿Las patas de pollo son buenos para la salud?

Sí, son ricas en colágeno, proteína y nutrientes esenciales como el calcio y el fósforo.

¿Cómo se pueden preparar las patas de pollo?

Se pueden usar en guisos, se pueden freír y también usar para hacer caldo.

¿Cuántas calorías tienen las patas de pollo?

Las patas de pollo son relativamente bajas en calorías. Por lo general, una pata de pollo tiene alrededor de 50-70 calorías, dependiendo del tamaño y la preparación.

¿Son las patas de pollo una buena fuente de calcio?

Las patas de pollo contienen calcio, que es importante para la salud ósea y dental. El caldo de huesos hecho con patas de pollo es especialmente rico en calcio y otros minerales.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.