La verdad sobre el azúcar que deberías conocer

El azúcar es un ingrediente que se consume muchísimo en nuestro día a día y del que se habla también un montón. Te contamos todo lo que debes saber sobre él y cómo elegir el mejor endulzante.

La verdad sobre el azúcar

Antes de nada vamos a ver qué es el azúcar, de qué se compone y qué pasa cuando lo tomamos y a partir de ahí vamos a ir respondiendo a las principales preguntas sobre este ingrediente y a ver a qué conclusiones llegamos sobre su consumo.

¿Qué es el azúcar y cuánto debemos consumir?

Lo primero que hay que saber es que el azúcar es el nombre común que se utiliza para la sacarosa, un disacárido compuesto por una molécula de glucosa y otra de fructosa. Se obtiene a partir de la caña de azúcar o de la remolacha azucarera. El blanco se somete a un proceso de refinado mientras que el azúcar moreno no sufre dicho proceso.

La única fuente de azúcar que sí deberíamos consumir cada día es el que está presente de forma natural en la fruta y la verdura.

La cuestión es que en los últimos años el consumo de este ingrediente ha aumentado de forma considerable, tanto por el que ponemos conscientemente en nuestros platos como por la infinidad de alimentos ya preparados que lo contienen, lo que ha hecho que se convierta en uno de los principales enemigos de la vida saludable.

¿Es, en realidad, un alimento insano? Pues la verdad es que sí. Por mucho que hayamos escuchado desde tiempos inmemoriales –bueno, más bien desde que en los años 80 y 90 se hizo una poderosa campaña a su favor- que es un alimento básico para el cerebro y que es fundamental para tener energía, la realidad es bastante diferente de esas frases tan repetidas.

¿Qué tipo de azúcar necesita el cuerpo?

¿Qué tipo de azúcar necesita mi cuerpo?

Lo cierto es que el azúcar no es para nada necesario ni para el cerebro, ni para crecer, ni mucho menos para estar sano. De hecho, cuanto menos azúcar consumamos en nuestro día a día, mejor.

La única fuente de azúcar que sí deberíamos consumir cada día es el que está presente de forma natural en la fruta y la verdura, que ya sabéis que se recomienda un consumo de unas 5 piezas al día.

Es importante conocer la diferencia entre los términos azúcar y glucosa, esta última sí es imprescindible para el buen funcionamiento del organismo, pero la glucosa que nos hace falta es la que está presente en frutas, verduras o legumbres, no la del azúcar de mesa.

Diferencia entre el azúcar libre y el intrínseco de los alimentos

Y aquí llega la siguiente cuestión, ¿qué diferencia hay entre el azúcar de mesa u otro endulzante y el de la fruta? Pues en este punto hay que hablar de dos conceptos que hay que interiorizar y son: azúcar libre y el azúcar intrínseco de los alimentos.

Los azúcares libres son aquellos que se añaden (bien refinados o sin refinar) a los alimentos, también se incluyen los azúcares presentes de forma natural en la miel (lo sentimos, pero sí, la miel está en este grupo), los jarabes,  los zumos y purés de fruta (aunque sean naturales y recién exprimidos, son una fuente de azúcar libre).

Por su parte los azúcares intrínsecos son aquellos que forman parte del alimento en sí mismo y están en su matriz, es decir la fructosa que hay en las frutas y verduras y la lactosa que podemos encontrar en los lácteos.

¿Cuánta cantidad de azúcar tomar cada día?

Aquí la Organización Mundial de la Salud (OMS) es clara con respecto al consumo. En el primer grupo lo ideal sería no tomarlo o reducir su consumo al mínimo posible. El máximo de azúcar libre que establece la OMS sería menos de un 10 % de las calorías totales que consumimos al día y recomiendan bajar del 5 % ya que tendría beneficios adicionales. Un adulto con una dieta diaria de unas 2.000 calorías tendría que intentar tomar menos de 25 gr al día. Para los niños el consumo máximo diario sería de unos 17 gramos y cero antes de los dos años.

En lo relativo a los alimentos que incluyen azúcar en su matriz alimentaria, es decir en los que está presente de forma natural (el azúcar intrínseco), no hay un límite de consumo, es totalmente libre.

Una vez visto esto, ha quedado bastante patente la importancia de tratar de reducir el consumo de este ingrediente y de saber distinguir entre los diferentes tipos de azúcares. ¿Esto quiere decir que no puedo tomar nunca azúcar? ¿Debo convertirlo en un enemigo a batir y eliminarlo de la dieta? No, esto quiere decir que debes saber qué estás comiendo cuando tomas azúcar y si te gusta disfrutar de un dulce de vez en cuando, entiendas que es algo que, si quieres cuidar tu salud, deberías consumir de forma ocasional, no desayunarte cada día un trozo de bizcocho.

En próximos artículos veremos qué impacto tiene el consumo de azúcar en la salud y cuál es la mejor alternativa para endulzar los platos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.