¿Qué le pasa a tu cuerpo si comes ajo crudo todos los días?

¿Es cierto que tomar ajo crudo tiene muchos más beneficios que si lo consumes cocinado? Vamos a repasar todo lo que este alimento puede hacer por ti.

Beneficios y desventajas de consumir ajo crudo

Desde hace un tiempo se escucha a muchas personas que tomar un diente de ajo crudo al día tiene infinidad de beneficios para la salud e incluso se ha llegado a decir que es uno de los mejores remedios para prevenir enfermedades cardiovasculares e incluso el cáncer. ¿Es verdad que consumir ajo crudo puede hacer todo esto? Vamos a ver si de verdad este alimento tiene propiedades casi mágicas o es más bien una leyenda urbana.

Lo primero que hay que saber es que el ajo crudo tiene determinados nutrientes que al recibir un tratamiento térmico desaparecen, eso es una realidad. Sin embargo, consumirlo sin cocinar también puede causar efectos secundarios, incluida una sensación de ardor y no ser seguro para personas con determinados problemas de salud.

Un ingrediente lleno de nutrientes

El ajo es un producto popular que tiene sabor único y también infinidad de beneficios para la salud. Sin embargo, lo más habitual es tomarlo cocinado, en diferentes recetas.

Cocinar el ajo altera su sabor y textura, haciéndolo más suave, cremoso y le da un sabor más sutil.

Sin embargo, también se puede disfrutar crudo en lugar de cocinado. Aunque de esta forma tiene un sabor más fuerte y picante, se puede consumir de manera segura y le da un toque interesante a muchos platos. A nivel de salud, al no someter a este alimento a un tratamiento térmico no se pierden parte de sus compuestos beneficiosos.

¿Qué beneficios para la salud tiene el ajo crudo?

El ajo es una gran fuente de alicina, un compuesto que contiene azufre y que se ha asociado con muchos beneficios para la salud.

La alicina, que es responsable del sabor y olor distintivos del ajo, se produce cuando el ajo fresco se tritura o pica.

Curiosamente, algunas investigaciones sugieren que podría ayudar a mejorar la función del sistema inmunológico y puede ofrecer cierta protección contra enfermedades cardíacas. Sin embargo, los estudios muestran que asar, hervir, calentar o encurtir el ajo puede reducir significativamente su contenido en esta sustancia.

Por lo tanto, si bien consumir ajo cocinado puede ser beneficioso, optar por ajo crudo puede ayudar a maximizar su valor nutricional.

Estos son algunos posibles beneficios para la salud del ajo crudo:

Mejora la inmunidad

Varios estudios muestran que el ajo puede ayudar a disminuir la inflamación y estimular la función inmunológica, posiblemente debido a su contenido de antioxidantes y compuestos de azufre como la alicina.

Mejora la salud del corazón

Algunas investigaciones sugieren que el ajo puede ayudar a reducir la presión arterial y los niveles de colesterol, por lo que es un aliado para cuidar el corazón.

Estabiliza los niveles de azúcar en sangre

El ajo puede ayudar a reducir los niveles de azúcar en sangre en ayunas y mejorar el control del azúcar en sangre, lo que puede ser beneficioso para controlar la diabetes tipo 2.

Protege la salud del cerebro

Aunque las investigaciones en humanos son limitadas, algunos estudios en animales muestran que consumir grandes cantidades de ajo fresco o extracto de ajo maduro podría mejorar la memoria y apoyar la salud del cerebro.

¿Qué contraindicaciones tiene tomar el ajo crudo?

Aunque el consumo de ajo crudo se asocia con los beneficios que hemos citado anteriormente, existen algunas desventajas potenciales que hay que considerar.

En primer lugar, el ajo crudo tiene un sabor y un olor mucho más fuertes que el cocinado, lo que algunas personas pueden encontrar poco apetecible.

Además, los médicos recomiendan limitar el consumo de ajo para quienes sufren enfermedad de reflujo gastroesofágico (ERGE) para prevenir la acidez estomacal. De hecho, ciertos compuestos que se encuentran en el ajo crudo pueden irritar el tracto digestivo, lo que podría causar una sensación de ardor en el pecho o el estómago. Si lo tomas cocinado, estos efectos secundarios pueden desaparecer.

El ajo también puede aumentar el riesgo de sangrado al prevenir la formación de coágulos de sangre.

Aunque es poco probable que este alimento, tomado con moderación, cause problemas a la mayoría de los adultos sanos, las personas que toman anticoagulantes deben consultar con su médico antes de consumir grandes cantidades de ajo o usar suplementos de este alimento.

¿Cuánto comer para disfrutar de sus beneficios?

No existe una dosis oficial establecida en lo relativo al consumo de ajo. Sin embargo, la mayoría de los estudios han encontrado que entre 1 y 2 dientes al día podrían ser beneficiosos.

En forma de suplemento, también se ha demostrado que dosis de hasta 3600 mg de extracto de ajo maduro son efectivas.

Eso sí, nunca tomes un suplemento sin hablar previamente con tu médico, especialmente si tienes algún problema de salud o si estás tomando algún medicamento.

En resumen, tomar 1 o 2 dientes de ajo crudo al día puede ser beneficioso para la salud. Aunque el ajo crudo tiene un sabor más fuerte y picante que el cocinado y puede no gustarle a todo el mundo.

No hay que olvidar que el ajo crudo retiene más alicina, que es el compuesto que contiene azufre y es responsable de muchos de los efectos beneficiosos para la salud de este alimento.

Preguntas frecuentes sobre el ajo crudo y sus beneficios:

¿El ajo crudo tiene algún beneficio para la salud?

Sí, el ajo crudo contiene compuestos como la alicina, que se ha demostrado que tienen efectos antibacterianos y antifúngicos, entre otros beneficios para la salud.

¿El ajo crudo ayuda a controlar la presión arterial?

Sí, algunos estudios han demostrado que consumir uno o dos dientes de ajo crudo puede ayudar a mejorar el sistema inmune, la salud cardiovascular, controla el azúcar en sangre y protege la salud del cerebro.

¿Tiene algún efecto secundario?

Si lo consumes en grandes cantidades, puede causar problemas digestivos, como dolor abdominal y diarrea. También puede ocasionar mal aliento y sudoración excesiva.

¿Hay alguna forma de reducir el olor a ajo en la respiración?

Sí, se pueden consumir alimentos como la leche, el yogur o la menta para reducir el olor a ajo cuando respiras. También se pueden masticar hojas de perejil o enjuagarse la boca con agua y limón.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.