¿Son los Cheerios una buena opción para el desayuno?

Estos cereales, elaborados a base de avena, se están convirtiendo en un clásico de muchos hogares. ¿Son los Cheerios una buena opción para el desayuno?

¿Son los Cheerios una opción interesante para el desayuno?

Los Cheerios son un tipo de cereal elaborado a base de avena que cada vez es más popular en los hogares españoles. Tanto que en 2021 Mercadona puso a la venta un producto de su marca blanca bastante parecido a estos cereales de Nestlé (una imitación pura y dura).

En la parte frontal de la caja te indican que tienen un 90 % de avena integral, lo que nos puede hacer pensar que estamos ante unos cereales la mar de saludables. Vamos a analizar si de verdad los Cheerios son una buena opción para el desayuno o si es mejor dejarlos en el estante del súper y apostar por otros productos para la primera comida del día.

Un repaso a los ingredientes de este producto

Cheerios, ¿son interesantes para el desayuno?
Cheerios, ¿son interesantes para el desayuno?

Sin dejarse influir por lo que pueda decir la parte frontal del paquete, que ya sabemos que puede ser verdad o puros reclamos publicitarios, giramos la muñeca y nos vamos al apartado de ingredientes y a la tabla nutricional.

Cheerios, tabla de ingredientes y valores nutricionales
Cheerios, tabla de ingredientes y valores nutricionales.

El primero que aparece es avena integral en un 90,9 %, luego lleva azúcar, almidón de trigo, carbonato cálcico, sal, jarabe de azúcar invertido, corrector de acidez (fosfato potásico), melazas, aceite de girasol y/o palma, antioxidante (extracto rico en tocoferoles), hierro, vitamina C, niacina, ácido pantoténico, ácido fólico, vitamina B6, riboflavina y vitamina D. 

Vale, aquí lo primero que llama la atención es que llevan un papiro de ingredientes y, ¿qué dijimos cuando hablamos de identificar un ultraprocesado? Que más de 4 o 5 ingredientes ya la cosa se ponía fea. Sin contar las vitaminas y minerales añadidos, aquí tenemos nada más y nada menos que 10 ingredientes.

Cierto es que tienen más de un 90 % de avena, por lo que, por lógica, el resto de añadidos tienen que estar en cantidades bastante pequeñas.

En lo que respecta a los azúcares, el segundo ingrediente es azúcar y también encontramos jarabe de azúcar invertido en sexto lugar. Es cierto que viendo la tabla nutricional una ración de 30 gramos tiene 2,7 gramos de azúcar, por lo que hablamos de una cantidad bastante moderada. Especialmente, si la comparamos con prácticamente la totalidad de cereales que vas a encontrar en el estante del supermercado. Para ponernos en contexto, muchos cereales «para niños» tienen entre un 23 y un 25 % de azúcar, ahí es nada.

Por otro lado, tienen un 10 % de proteína que procede de la avena y un también un 10 % de fibra.

La mayor parte de su contenido en grasa también procede de la avena, aunque lleva una pequeña cantidad de aceite de girasol o de palma, que tampoco es muy recomendable, pero que está en novena posición por lo que la cantidad será insignificante.

En lo relativo a micronutrientes, los Cheerios están enriquecidos con vitaminas del grupo B (B2, B3, B6, B9, B5), D, C, hierro y calcio. Obviamente estos nutrientes se han agregado durante el procesamiento y no se encuentran de forma natural en los cereales.

Los Cheerios, ¿son interesantes a nivel nutricional?

Una vez visto esto puede que no te quede muy claro si los Cheerios son una buena opción para el desayuno o es mejor descartarlos porque en lo que hemos contado anteriormente verás puntos a favor y puntos en contra.

Como ocurre en la mayor parte de ocasiones en nutrición, nada es blanco o negro. Hay que moverse en la escala de grises.

¿Son la mejor alternativa para el desayuno? La respuesta es NO. ¿Es un producto nutricionalmente interesante? Tampoco. Sin embargo, esto no implica que no puedas volver a tomarlos nunca jamás.

Vamos a ver, obviamente estamos ante unos cereales ultraprocesados que no deberías consumir diariamente ni en grandes cantidades porque por mucho que la avena sea su principal ingrediente tienen más añadidos y un contenido calórico alto. Es decir no son interesantes a nivel nutricional y desplazan otros alimentos que sí tienen nutrientes.

La mejor opción, si quieres tomar un cereal sano de verdad, es apostar por avena como más te guste: en gachas, ponerla en un yogur con frutas, en tortitas… hay mil maneras de disfrutarla y de preparar un desayuno saludable con este ingrediente.

Ahora bien, si un día te apetece tomar unos cereales más industriales, los Cheerios son, de lejos, una alternativa mucho más interesante que la mayor parte de opciones que vas a encontrar en ese estante del supermercado que tienen infinito peores ingredientes.

Siempre va a ser mejor priorizar los productos que estén lo menos procesados posibles. Pero esto no quiere decir que si un día quieres tomar un tazón de leche con cereales -en una ración medida- o darle un punto «crunchy» a un yogur pues los Cheerios pueden ser una buena alternativa.

¿Otra buena opción para estos casos? Apostar por una granola que hayas hecho en casa o que tenga buenos ingredientes.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.