La granola, ¿es realmente saludable?

Muchas personas apuestan por la granola para tomar un cereal «sano» en el desayuno. ¿Es esto cierto? ¿Es buena opción?

La granola, ¿es realmente saludable?

La granola suele considerarse un cereal de desayuno saludable. Es una mezcla tostada de copos de avena, frutos secos y un edulcorante, como azúcar o miel, aunque también puede incluir otros cereales, chocolate semillas, especias y mantequillas de frutos secos.

El problema está en que lo que lleva no siempre es saludable, algunos ingredientes, como el chocolate, los aceites y los jarabes, pueden tener un alto contenido de azúcares y grasas añadidos de mala calidad. En este artículo vamos a examinar si la granola es realmente saludable y evaluaremos si merece la pena tomarla en el desayuno o no.

¿Qué aporta la granola a nivel nutricional?

La granola es rica en calorías, además de ser una buena fuente de proteínas, fibra y micronutrientes. Puede aportar hierro, magnesio, zinc, cobre, selenio, vitaminas del grupo B y vitamina E. Sin embargo, su composición nutricional varía según los ingredientes específicos utilizados.

En general, la granola con más frutas secas o endulzantes tiene más azúcar, mientras que las variedades con base de nueces y semillas tienen más proteínas y aquellas con más cereales integrales tienen más fibra.

Beneficios de la granola

Los ingredientes comunes como la avena, las semillas de lino, las semillas de chía y los frutos secos están asociados con numerosos beneficios para la salud.

Saciante y rica en fibra

La granola es rica en proteínas y fibra, lo que hace que tenga un alto poder saciante. La proteína influye en los niveles de importantes hormonas de la saciedad, como la grelina y el GLP-1.

Los ingredientes ricos en proteínas de la granola son frutos secos, como almendras, nueces y anacardos, y semillas, como cáñamo, calabaza y sésamo.

Además, los alimentos ricos en fibra como la avena, los frutos secos y las semillas ralentizan el vaciado del estómago, lo que puede ayudar a sentirse lleno por más tiempo y controlar el apetito.

Otros posibles beneficios para la salud

Además de ser saciante, la granola puede:

  • Mejorar la presión arterial, debido a los ingredientes ricos en fibra como la avena y las semillas de lino.
  • Reducir los niveles de colesterol, ya que la avena es una buena fuente de betaglucano, un tipo de fibra que ayuda a reducir el colesterol total y el colesterol LDL.
  • Regular los niveles de azúcar en sangre, puesto que los cereales integrales, los frutos secos, las nueces y las semillas pueden ayudar a reducir y controlar los niveles de azúcar en sangre, especialmente en personas con obesidad o prediabetes.
  • Mejorar la salud intestinal, al aumentar los niveles de bacterias intestinales saludables en comparación con los cereales refinados para el desayuno.
  • Aportar muchos antioxidantes, ya que algunos de sus ingredientes como las semillas de chía y las nueces son buenas fuentes de antioxidantes que combaten la inflamación.

Es fácil de llevar y de tomar en cualquier parte

Es un producto muy fácil de llevar a cualquier lugar por lo que te facilita tomar un desayuno saludable en el trabajo o si te vas de excursión. Puedes llevarte un tarro con un yogur con frutas y mezclarlo en el momento con unas cucharadas de granola para darle un toque crujiente y sabroso a este lácteo y tener un desayuno nutritivo y muy rico.

La granola también se utiliza para hacer barritas, que son más fáciles transportar. Sin embargo, estas tienden a estar más procesadas ​​y cargadas de azúcares, aceites y aditivos añadidos, que no son nada interesantes.

¿Qué desventajas tiene la granola?

Aunque la granola contiene varios ingredientes saludables, puede tener un alto contenido calórico y estar cargada de grasas y azúcares añadidos.

Algunos ingredientes como el aceite vegetal, el aceite de coco y las mantequillas de frutos secos se añaden para ayudar a unir los ingredientes, agregar sabor y facilitar el proceso de tostado. Sin embargo, pueden aportar un exceso de calorías y algunos de ellos no son nada interesantes.

Consumir más de la cantidad recomendada puede llevar a un aumento de peso no deseado, lo que aumenta el riesgo de obesidad y enfermedades metabólicas.

También es importante destacar que se recomienda limitar la ingesta de azúcar al 10 % del total de calorías diarias, lo que equivale a aproximadamente 12 cucharaditas (50 gramos) de azúcar para alguien que sigue una dieta de 2.000 calorías y que la OMS (Organización Mundial de la Salud) asegura que hay beneficios adicionales si se reduce esta cifra a la mitad.

¿Cuál es el problema? Que algunas granolas tienen casi 4 cucharaditas (17 gramos) de azúcar en una sola porción, por lo que es muy fácil tomar una cantidad bastante considerable de azúcar en el desayuno prácticamente sin darte cuenta.

No hay que olvidar que el consumo excesivo de azúcar se relaciona con diversas enfermedades crónicas, como la diabetes tipo 2, la obesidad, las enfermedades cardíacas y las caries.

Cómo elegir una granola saludable

Debido a que los ingredientes pueden variar mucho según la marca, es importante leer detenidamente las etiquetas al comprar granola.

Debes evitar productos que incluyan azúcar o edulcorantes, incluidos los edulcorantes naturales como la miel, especialmente si están entre los primeros ingredientes de la lista.

En lugar de eso, los primeros ingredientes deben ser alimentos integrales como avena, los frutos secos o las semillas. También es recomendable buscar variedades con alto contenido de proteínas y fibra. Trata de consumir al menos de 3 a 5 gramos de fibra por porción.

Otra opción es preparar tu propia granola para controlar los ingredientes y reducir o eliminar el azúcar y las grasas añadidas.

En resumen, la granola puede ser un cereal nutritivo y saciante, siempre que se elija una buena opción, ya que muchas alternativas comerciales tienen un alto contenido en calorías y un exceso de azúcar.

Preguntas frecuentes sobre la granola:

¿Qué es la granola?

Son unos cereales de desayuno que se elaboran con copos de avena, frutos secos, semillas y miel, que se hornea para darle una textura crujiente. Se suele consumir mezclada con leche o yogur, aunque también se puede comer sola o en barras energéticas.

¿Es un alimento saludable?

Si se escoge una granola que lleve buenos ingredientes, es rica en fibra, proteínas y grasas saludables, lo que la convierte en una opción interesante para el desayuno o la merienda. Sin embargo, hay que tener en cuenta que también es un alimento calórico, por lo que no conviene abusar de su consumo si se está intentando perder peso.

¿Todas las granolas son iguales?

No, no todas las granolas son iguales. Es importante leer las etiquetas de las diferentes opciones que encuentres en el súper para asegurarte de que no tiene un alto contenido en azúcares añadidos o grasas de mala calidad. Además, hay que tener en cuenta que algunas granolas comerciales son excesivamente calóricas, por lo que no se recomienda abusar de ellas.

¿Puedo hacer mi propia granola en casa?

Puede ser una buena opción para controlar los ingredientes y reducir la cantidad de azúcares añadidos. Es muy fácil de hacer y no tiene ninguna complicación. Luego solo tienes que guardarla en un tarro hermético y dura en perfecto estado mucho tiempo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.