Hepatitis A. Así se contagia y estos son sus síntomas

Esto es todo lo que debes saber de la hepatitis A, un virus que puede contaminar la comida y el agua y ocasionarnos problemas serios de salud.

La hepatitis A, una enfermedad que se propaga con la comida y el agua contaminados

La hepatitis es una enfermedad en la que se produce una inflamación del hígado, un órgano vital que desempeña funciones básicas en el procesamiento de nutrientes, la filtración de la sangre y la eliminación de toxinas del cuerpo.

La palabra “hepatitis” proviene del griego “hepar”, que significa hígado, y “itis”, que indica inflamación. Esta inflamación puede producirse por varias causas, incluyendo infecciones virales, consumo excesivo de alcohol, toxinas, ciertos medicamentos y trastornos autoinmunes.

Últimamente se está hablando de la hepatitis A por unas fresas contaminadas con dicho virus procedentes de Marruecos que están causando mucho revuelo. Esta enfermedad se produce por el virus homónimo, el VHA. Aunque generalmente no es grave, a determinadas personas sí les puede ocasionar problemas importantes de salud. Vamos a ver cómo se transmite, cuáles son sus síntomas y cuáles son las principales medidas de prevención.

¿Qué es la hepatitis A?

Es una infección viral que se transmite principalmente a través del consumo de agua o alimentos contaminados por heces de una persona infectada. El virus se propaga cuando una persona no infectada y no vacunada ingiere estos productos. Por lo tanto, dichas infecciones suelen producirse en lugares con condiciones de higiene deficiente y es más prevalente en regiones sin acceso adecuado al saneamiento.

A veces se presenta de forma esporádica (en individuos aislados) o epidémica, si afecta a un grupo numeroso de individuos de una población.

La vacunación es la herramienta más efectiva contra la hepatitis A, ya que estamos ante una enfermedad que una vez se ha pasado, la persona no puede volver a infectarse. Las vacunas, por tanto, aportan inmunidad y controlan su propagación.

¿Cómo se transmite este virus?

El Virus de la Hepatitis A (VHA) se transmite por vía fecal-oral, lo que significa que una persona puede contraerlo si ingiere agua o algún alimento que ha sido contaminado con las heces de alguien que está infectado o bien por el contacto directo con alguien que sufre esta patología.

En lo relativo al agua, la transmisión no suele ser frecuente en países desarrollados porque el cloro con el que se trata para potabilizarla elimina el virus. Cuando ocurre suele producirse por la contaminación con aguas residuales o por el abastecimiento de agua que no ha recibido los tratamientos de desinfección adecuados.

¿Cuáles son los alimentos más habituales que pueden contaminarse?

Alimentos en los que la hepatitis A aparece con más frecuencia
Alimentos en los que la hepatitis A aparece con más frecuencia.

Normalmente cuando se producen brotes están relacionados con el consumo de frutas y hortalizas crudas y moluscos bivalvos, como ostras, almejas o mejillones, que se toman crudos o poco cocinados. Dichos alimentos se suelen contaminar al entrar en contacto con aguas fecales que tienen el VHA.

Algunos alimentos listos para el consumo, como bocadillos o ensaladas, también se pueden contaminar si la persona que los manipula tiene dicha enfermedad y no ha adoptado las medidas de higiene adecuadas antes de entrar en contacto con ellos.

¿Cómo se puede eliminar el VHA de la comida?

Este microorgansimo es termosensible, es decir que muere cuando se expone durante más de un minuto a una temperatura superior a 85 ºC.

Síntomas de la hepatitis A y cómo detectarla

El periodo de incubación de esta enfermedad es de entre 15 y 50 días, con una media de 28. Por lo tanto, los síntomas de la infección suelen aparecer unas semanas después de la exposición al virus.

Algunas personas pueden no desarrollar síntomas, pero los más comunes incluyen: fatiga, náuseas y vómitos, dolor abdominal, heces de color arcilla, pérdida de apetito, fiebre, dolor articular, orina oscura (por la presencia de bilirrubina) e ictericia o color amarillento de ojos y piel.

Por regla general los adultos suelen presentar síntomas con más frecuencia que los niños. De hecho, los menores de seis años suelen ser asintomáticos y solo el 10 % presentan ictericia.

La enfermedad tiene una duración de entre 2 y 7 semanas, pero se puede llegar a prolongar hasta los 6 meses.

El diagnóstico se realiza mediante análisis de sangre, que detecta la presencia de anticuerpos contra el VHA.

¿Cuál es el principal riesgo de la hepatitis A?

Por regla general esta enfermedad es autolimitada y en menos de 2 meses la persona infectada se cura y no le quedan secuelas. No provoca una infección crónica y la inmunidad dura toda la vida una vez la ha superado.

El problema está en que un pequeño porcentaje de los infectados –entre un 10 y un 15 %- pueden sufrir esta enfermedad de forma más prolongada e incluso recurrente durante 12 meses.

Las muertes son bastante poco frecuentes (se dan en un porcentaje que oscila entre el 0,1 y el 0,3 % de los casos) y son más probables en personas mayores de 50 años y aquellos que tienen enfermedades hepáticas crónicas previas.

Claves para prevenir el contagio

Tal y como ya hemos apuntado, la mejor forma para prevenir el contagio es mediante la vacunación y también con una buena higiene, lavarse las manos con frecuencia, especialmente tras ir al baño y antes de comer o preparar alimentos es clave para evitar este tipo enfermedades.

También hay que ser muy cauteloso cuando se viaja a países o zonas donde las condiciones higiénicas no son muy seguras o el agua no está correctamente tratado y desinfectado. El VHA puede vivir fuera del organismo durante meses en determinadas condiciones ambientales, como cuando hay un saneamiento deficiente o cuando se produce una mala eliminación de aguas residuales.

En estos casos hay que tratar de evitar consumir comida cruda o poco cocinada y tomar siempre agua embotellada.

Preguntas frecuentes sobre el virus de la hepatitis A:

¿Qué es la hepatitis A?

Es un tipo común de infección vírica del hígado que puede ocurrir en epidemias o de forma aislada.

¿Cuáles son los síntomas de este virus?

Habitualmente, cursa como un cuadro gripal (febrícula, dolor articular, malestar general, etc) junto con náuseas, vómitos, ictericia mucocutánea (color amarillento de piel y mucosas) y prurito (picor). En algunas ocasiones puede presentar dolor abdominal subcostal, cansancio y orinas oscuras (colúricas).

¿Cómo se propaga el VHA?

normalmente se propaga mediante la ingesta de comidas o bebidas contaminadas con materia infecciosa, incluso en cantidades muy pequeñas.

¿Puede la hepatitis A dejar secuelas?

A diferencia de otras hepatitis, la A no cronifica, por lo tanto, una vez pasada la enfermedad, no deja secuelas y, además, la persona tiene inmunidad de por vida.

¿Puedes volver a contagiarte de la hepatitis A si ya la has pasado?

Tal y como acabamos de comentar en el punto anterior, una vez pasada la hepatitis A, se generan anticuerpos que protegen de infecciones futuras.

¿Qué puede hacer una persona recién diagnosticada de este virus?

Es importante seguir las indicaciones médicas, mantener una buena higiene y evitar el consumo de alcohol.

Fuentes consultadas para la elaboración de este artículo:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.