¿Qué es la pasta konjac y por qué está de moda para adelgazar?

Te la venden como el sustituto mágico de la pasta que te va a ayudar a adelgazar. Vamos a ve qué es la pasta konjac y si es cierto todo lo que se dice de ella.

¿Qué es la pasta konjac y por qué está tan de moda?

La pasta konjac está muy de moda porque es rica en fibra y baja en calorías, lo que la convierte en una excelente opción como sustituto ligero de la pasta tradicional. ¿Es realmente buena para adelgazar? ¿Es interesante a nivel nutricional? Vamos a ver si, de verdad, merece la pena tomarla.

Estos fideos o noodles contienen aproximadamente un 97 % de agua y un 3 % de fibra de glucomanano.

Esta pasta está hecha de glucomanano, un tipo de fibra interesante por sus múltiples beneficios, entre ellos ha demostrado es muy útil en la pérdida de peso en varios estudios. Esto se debe a que produce un alto nivel de saciedad y es totalmente acalórica.

¿Qué es la pasta konjac?

La pasta konjac se comercializa en formato noodles, es decir fideos largos de color blanco y, como acabamos de mencionar, se fabrica a partir de glucomanano, un tipo de fibra que proviene de la raíz de la planta konjac, originaria de Japón, China y el sudeste asiático.

Se elabora mezclando harina de glucomanano con agua y un poco de agua de lima. La mezcla se hierve y luego se le da forma de fideos o trozos parecidos al arroz.

Estos noodles contienen aproximadamente un 97 % de agua y un 3 % de fibra de glucomanano. Lo que hace que sean muy bajos en calorías y que no contengan hidratos de carbono digeribles. Esto es lo que ha hecho que se haga muy famosa entre las personas que quieren perder peso y no dejar de consumir pasta.

Altos en fibra ‘viscosa’

El glucomanano es un tipo de fibra soluble que puede absorber hasta 50 veces su peso en agua y forma un gel muy viscoso.

Al consumir la pasta konjac, los fideos se mueven a través de su sistema digestivo muy lentamente, lo que aporta una importante sensación de saciedad y retrasa la absorción de nutrientes en el torrente sanguíneo.

Además, esta fibra viscosa funciona como prebiótico, ya que al no ser digerible, sirve de alimento para las bacterias que viven en el colon, también conocidas como flora intestinal o microbiota.

En el colon, las bacterias fermentan la fibra y la convierten en ácidos grasos de cadena corta, que pueden reducir la inflamación, estimular la función inmunológica y proporcionar otros beneficios para la salud, según infinidad de investigaciones.

Un estudio realizado 2014 estimó que la fermentación de glucomanano hasta convertirse en ácidos grasos de cadena corta produce 1 caloría por gramo de fibra. Dado que una porción típica de 113 g de pasta konjac contiene entre 1 y 3 g de glucomanano, es esencialmente un alimento sin calorías ni carbohidratos.

Un aliado en la pérdida de peso

Tal y como hemos apuntado en el apartado anterior, el contenido en fibra viscosa retrasa el vaciado del estómago, por lo que la sensación de saciedad dura mucho tiempo, lo que hace que se coma menos en las siguientes horas.

De hecho, parece que tomar glucomanano antes de consumir otras fuentes de carbohidratos parece reducir los niveles de grelina, la hormona del hambre, según un estudio realizado en 2009.

Puede reducir los niveles de azúcar en sangre e insulina

Se ha demostrado que el glucomanano ayuda a reducir los niveles de azúcar en sangre en personas con diabetes y resistencia a la insulina. Esto se debe a que la fibra viscosa retrasa el vaciado del estómago y los niveles de azúcar e insulina en la sangre aumentan gradualmente a medida que los nutrientes se absorben en el torrente sanguíneo y no de golpe.

En un pequeño estudio se demostró que comer productos konjac durante 12 semanas produjo una reducción significativa de los niveles de azúcar en sangre en ayunas y de la hemoglobina A1c, un marcador de los niveles de glucosa en sangre a largo plazo, en personas con diabetes tipo 2.

Podría reducir el colesterol

Varios estudios también sugieren que esta sustancia puede ayudar a reducir los niveles de colesterol. Los investigadores señalaron que aumenta la cantidad de colesterol excretado en las heces, por lo que se reabsorbe menos en el torrente sanguíneo.

Un metaanálisis encontró que tomar 3 g de glucomanano al día reducía los niveles de colesterol LDL en un 10 % y los niveles de colesterol no HDL en un 7 %.

¿Su consumo tiene efectos secundarios?

Para algunas personas el glucomanano de la pasta konjac puede causar problemas digestivos leves, como heces blandas, hinchazón y flatulencias.

También se han informado efectos secundarios más graves, especialmente cuando se consume en grandes cantidades. Por ejemplo, se han encontrado casos de sufrir una obstrucción intestinal después de comerse un paquete entero de fideos de harina de konjac. Aún así, el glucomanano es un alimento seguro cuando se toma con moderación.

Es cierto que, como ocurre con toda la fibra, es mejor introducirlo de forma gradual en la dieta para evitar problemas de gases o hinchazón.

Por otro lado, algunas investigaciones sugieren que este tipo de fibra puede reducir la absorción de ciertos medicamentos. Por lo que, en caso de tomar un tratamiento médico, hay que consultar con un facultativo antes de consumir esta pasta de forma frecuente.

¿Cómo cocinar la pasta konjac y qué tener en cuenta antes de tomarla?

Si nunca la has probado, es posible a primera vista no te resulte atractiva. Estos noodles se venden envasados y conservados ​​en un líquido con cierto olor a pescado, que en realidad es agua que ha absorbido el olor de la raíz de konjac.

Por eso, lo primero que hay que hacer es enjuagarlos muy bien durante unos minutos con agua fresca del grifo. Esto debería eliminar la mayor parte del olor.

También se recomienda saltear los fideos en una sartén antiadherente durante varios minutos sin nada de grasa añadida. Este paso elimina el exceso de agua y permite que adquieran adquieran una textura más parecida a la de la pasta tradicional.

Este alimento funciona muy bien con salsas de estilo asiático y como es muy neutra, hay que utilizar aderezos que aporten dicho sabor al plato.

¿Merece la pena la pasta konjac?

Vamos a ver, después de repasar todo esto podemos pensar que la pasta konjac es la panacea y nada más lejos de la realidad.

Puede ser una opción para tomar ocasionalmente, siempre acompañada de una salsa sabrosa e ingredientes que aporten nutrientes, como carne y verduras, por ejemplo.

A nivel nutricional es más interesante tomarte un plato de pasta de garbanzos con una buena salsa elaborada a base de verduras y con una fuente de proteína, en la cantidad adecuada para tu objetivo (especialmente si estás tratando de perder peso) que apostar por esta alternativa. Ya que te estás asegurando de tomar una comida nutritiva y sabrosa y no un plato que, efectivamente, no tiene calorías pero tampoco alimentos que nutran.

Y otro punto a tener en cuenta es que tiene un precio bastante elevado, así que vas a pagar por tomar agua y un poco de fibra.

En conclusión podemos decir que, es una pasta que no tiene calorías y es saciante pero tampoco tiene nutrientes. Si te apetece tomarla de forma ocasional, no hay problema. Para incluirla en el día a día, no es la mejor opción, por mucho que prometa ser un aliado para perder peso.

Preguntas frecuentes sobre la pasta konjac:

¿Qué es la pasta konjac?

Un tipo de fideos japoneses elaborados con harina de konjac, un tubérculo de Asia.

¿Es una opción saludable?

Es una pasta baja en calorías y carbohidratos y rica en fibra. Pueden ser una buena opción para tomar de forma ocasional ya que prácticamente no tienen nutrientes.

¿Cómo se prepara la pasta konjac?

Estos noodles o fideos se deben enjuagar bien en agua fría antes de cocinarlos y se pueden utilizar en sopas, salteados, ensaladas y otros platos.

¿A qué saben estos noodles?

No tienen sabor, su cualidad es que absorben muy bien los sabores de los ingredientes con los que se cocinan.

¿Son adecuados para personas con diabetes?

Sí, son una buena opción para personas con diabetes, ya que no elevan los niveles de azúcar en la sangre.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.