5 trucos para tomar más verduras en el día a día

¿Quieres comer sano y no sabes por dónde empezar? Repasamos 5 trucos para tomar más verduras que te ayudarán a mejorar tu alimentación.

Trucos para comer más verduras

Las verduras son básicas para llevar una dieta equilibrada y saludable, ya que aportan vitaminas, minerales, fibra y antioxidantes, que protegen nuestro organismo de diversas enfermedades. El problema está en que muchas veces nos parecen aburridas y al final acabamos prescindiendo de ellas en favor de alimentos mucho menos sanos. Te damos algunos trucos para tomar más verduras y disfrutar haciéndolo.

Es bastante curioso que hay un amplio abanico de verduras con sabores totalmente distintos y al final muchas personas las ven, así en sentido amplio, como un ingrediente aburrido que da una pereza de la vida comer y cocinar y que está de lo más insípido. Comida de dieta, vamos.

Cuando la realidad es que, buscando formas originales de cocinarlas y organizándose con tiempo para no llegar a la hora de la comida sin nada planificado, puedes disfrutar de platos absolutamente deliciosos y llenos de sabor (y de nutrientes básicos para el cuerpo) con este ingrediente.

La Organización Mundial de la Salud (OMS)  recomienda tomar 5 piezas de fruta y verdura al día, 3 frutas a lo largo de la jornada y 2 raciones de verduras en las comidas principales. Y lo cierto es que si queremos comer de forma equilibrada, medio plato debería ser verdura. Y eso no quiere decir que haya que comer una ensalada aburrida de lechuga o unas verduras hervidas cada día. Aquí te vamos a ayudar a sacar la creatividad a pasear para que tomar vegetales te resulte de lo más apetecible. Atención a estos trucos para tomar verduras que no fallan.

1. Las sopas y cremas de verduras serán tus aliadas

Trucos para tomar más verduras: hacer cremas y sopas
Trucos para tomar más verduras: hacer cremas y sopas.

Empezar una comida o cena con una sopa o crema de verduras reconfortante y llena de sabor es un gran recurso para aumentar el consumo de vegetales en tu día a día.

Hay mil opciones que puedes preparar con antelación y guardar en la nevera o en el congelador durante varios días. Es importante tener en cuenta que si la crema lleva patata no congela bien, así que la puedes tener en la nevera, pero nada de congelador o perderá la textura.

2. Apuesta por ensaladas variadas y coloridas

Las ensaladas son una forma fácil y rápida de comer verduras, pero no tienen por qué ser aburridas ni monótonas. Puedes combinar diferentes tipos de lechugas, tomates, zanahorias, pepinos, maíz, aceitunas, frutos secos, queso, atún, pollo, etc.

También puedes ir cambiando los aliños para darles un toque especial, utiliza vinagre, limón, aceite de oliva, yogur, mostaza, miel, etc. Lo importante es que sean variadas y coloridas, para que te aporten diferentes sabores, texturas y nutrientes.

Si haces una ensalada completa, que lleve vegetales, alguna fuente de proteína y grasas saludables, tienes un plato nutritivo y muy sabroso. Y, de verdad, que de aburrido no tienen nada.

3. Añade bases de verduras a tus platos principales

Trucos para tomar verduras. Usarlas de base para los platos
Trucos para tomar verduras. Usarlas de base para los platos.

Otra forma de comer más verduras es usarlas como base para tus platos principales, en lugar de arroz, pasta o patatas. Por ejemplo, puedes hacer un puré de coliflor, un ‘colirroz’, unos espaguetis de calabacín, unas patatas de boniato, etc. Estas opciones te ayudarán a tomar menos hidratos de carbono refinados y a aumentar el consumo de fibra y vitaminas.

También puedes hacer un pisto y tenerlo guardado en un tupper en la nevera e ir complementando la fuente de proteínas que vayas a tomar para la comida o la cena.

4. Aprovecha las verduras congeladas y en conserva

Si no tienes tiempo de ir al mercado o de estar cortando las verduras, puedes recurrir a las opciones congeladas y en conserva, que son una buena alternativa para comer más vegetales en el día a día y son igual de saludables.

Las verduras congeladas mantienen la mayoría de sus nutrientes y te ahorran el trabajo de estar preparándolas para cocinarlas, ya que van directas del congelador al método de cocción que hayas elegido.

Las que se comercializan en conserva, como los espárragos, los champiñones, los pimientos o los guisantes, también son prácticas y versátiles y las puedes añadir a infinidad de platos e incluso tomarlas tal cual.

5. Incluye muchas verduras en tus guisos

¿Que vas a hacer un guiso de carne o de pescado? Pocha una base de verduras que vayan bien con el ingrediente en cuestión (cebolla, zanahoria y pimiento, por ejemplo) y luego tritúralas con el caldo de la cocción para tener una salsa cargadita de nutrientes.

Las salsas a base de verduras son una auténtica delicia y una forma de que coman este ingrediente hasta las personas que más se resisten a ello.

5. Haz snacks saludables con verduras para picar entre horas

Trucos para comer más verduras. Hacer snacks saludables
Trucos para comer más verduras. Hacer snacks saludables.

Entre horas, cuando te entre el hambre, puedes recurrir a snacks saludables con verduras, que te sacien y te aporten vitaminas y minerales. Algunas ideas son: palitos de zanahoria, apio o pepino con hummus, guacamole o salsa de yogur; chips de kale, de boniato o de remolacha al horno; rollitos de lechuga con queso, jamón o salmón o tostadas de pan integral con aguacate, tomate y orégano.

Estos picoteos los tienes listos en poquísimo tiempo, son muy sabrosos, nutritivos y una gran opción para matar el hambre entre horas.

Bonus track: ¡no te olvides de tomar verduras de temporada!

Por último, un consejo que te va a ayudar es disfrutar de las verduras de temporada, que son las que están en su mejor momento, tanto de sabor como de calidad y de precio.

Cada estación del año nos ofrece una variedad de vegetales diferentes, que podemos aprovechar para hacer platos acordes con el clima y con nuestras necesidades. Por ejemplo, en invierno podemos optar por verduras de raíz, de hoja verde o de crucíferas, que son más calóricas y nos ayudan a combatir el frío. En verano, podemos elegir las más refrescantes y con más agua, como el tomate, el pepino, la lechuga o el calabacín, que nos hidratan y nos aligeran.

¿Quién dijo que comer vegetales era aburrido? Organízate y aplica estos trucos para tomar más verduras, tu cuerpo te lo agradecerá y disfrutarás de platos llenos de sabor.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.