¿Es cierto que la espirulina te ayuda a mejorar la salud?

La espirulina ha sido considerada un superalimento por muchos defensores de la vida sana. ¿Es oro todo lo que reluce? Vamos a ver si ayuda a mejorar la salud o no sirve para nada.

Espirulina, ¿es realmente buena para la salud?

La espirulina ha sido bautizada con el apellido superalimento en numerosas ocasiones y prácticamente todo el mundo que tiene cuenta en Instagram habrá visto la fiebre de este alimento con supuestos superpoderes donde los influencers healthys se han hartado de hacer recetas cuquis con un llamativo color verde (casi como el del té matcha) con esta microalga. Aquí hemos venido a cuestionarnos todas esas bondades que se proclaman a los cuatro vientos y nos preguntamos, ¿es cierto que la espirulina te ayuda a mejorar la salud o no es oro todo lo que reluce?

Esta microalga de color verde azulado presume de tener excelentes propiedades nutricionales y de ser un alimento «milenario». Y ya sabemos que todo lo milenario vende y se convierte en reclamo. Venga, vamos a meternos en harina y a ver qué hay de cierto en los superpoderes de este producto.

¿Qué es la espirulina?

¿Qué es la espirulina y por qué todo el mundo piensa que es sana?
¿Qué es la espirulina y por qué todo el mundo piensa que es sana?

La espirulina (Arthrospira platensis) es una cianobacteria, un tipo de microorganismo que realiza la fotosíntesis y produce oxígeno. Se encuentra en el agua dulce de los lagos, ríos y mares, especialmente en las zonas tropicales y subtropicales. Su nombre proviene del griego “espira”, que significa “espiral”, debido a su forma alargada.

Su color verde se lo debe a su contenido en clorofila y el azul a la ficocianina. De hecho ese color tan potente hace que se utilice como colorante alimentario natural en la elaboración de helados, postres, congelados, caramelos o chicles, entre otros productos.

Habitualmente se comercializa en forma de polvo o en cápsulas, ya sea sola o mezclada con otros alimentos o bebidas. Y se toma a modo de suplemento.

¿Qué propiedades nutricionales hacen que sea catalogada como «superalimento»?

La espirulina presume de ser altamente nutritiva y rica en vitaminas, minerales y antioxidantes. Sus defensores también aseguran que es fuente de proteínas de alta calidad y una buena fuente de hierro. Ahí es nada.

Entre las vitaminas destacan la A, la B-12 y la E y entre los minerales el calcio, el zinc, el fósforo y también tiene yodo, igual que infinidad de algas.

Primer problema: el contenido en yodo

Este problema es común con prácticamente todas las algas y es que su alto contenido en yodo puede sobreestimular la glándula tiroides y causar problemas especialmente a personas que padecen hipo o hipertioridismo.

Segunda cuestión: ¿es realmente fuente de proteínas?

Vale, es fuente de proteínas de calidad, pero seamos realistas, la cantidad diaria recomendada de este suplemento está entre los 3 y los 5 gramos. ¿Cuánta proteína tienen esos 5 gramos de espirulina? Pues una cantidad nimia.

Tercer punto: ¿y qué hay del contenido en vitamina B-12?

Aquí los veganos y vegetarianos pueden ver el cielo abierto porque tienen un suplemento natural de esta vitamina que está presente únicamente en alimentos de origen animal y es muy importante para la salud. El problema es que en realidad no es rica en vitamina B-12.

La supuesta vitamina B-12 que hay en las algas es una molécula muy parecida a dicha vitamina pero que en realidad no es tal. Pero es que, además, dificulta la absorción de la verdadera B-12 y puede falsear las analíticas, haciendo creer que se tienen los niveles correctos y en realidad existir un déficit. Vamos, que es más enemigo de la citada vitamina que otra cosa.

¿Y qué hay del resto de propiedades beneficiosas?

Todo lo que debes saber de la espirulina
Todo lo que debes saber de la espirulina.

Al consumo de esta microalga se le ha atribuido el poder de reducir el riesgo de padecer enfermedades crónicas transmisibles y no transmisibles, entre ellas, enfermedades cardiovasculares (ECV). Se han realizado infinidad de estudios al respecto y multitud de revisiones de dichos estudios.

Muchos de ellos se han realizado in vitro (es decir que no han sido realizados en humanos) y otros han tenido un número muy reducido de participantes, por lo que es bastante complicado que resulten útiles para sacar conclusiones firmes sobre sus bondades.

En una revisión sistemática de diferentes investigaciones concluyeron que «ningún estudio fue correctamente aleatorizado y/o controlado, y tampoco se proponen los mecanismos biológicos que respalden estos efectos. El nivel de evidencia encontrado y la ausencia de diseños experimentales apropiados no permiten comprobar el valor de la Spirulina como alimento funcional para prevenir la dislipidemia y el EOX y, por este medio, disminuir las ECV; sin embargo, no encontramos manuscritos que refieran efectos nocivos de su ingesta». Vamos, que según los investigadores no tiene efectos beneficiosos ni perjudiciales.

¿El uso de la espirulina está contraindicado en algún caso?

Pues sí, esta es la otra cara de la moneda, no tiene efectos perjudiciales para algunas personas, pero para otras puede tenerlos.

Si se toma en la cantidad recomendada, en principio no debería producir ningún problema, aunque se han descrito casos de personas a las que les ocasiona molestias intestinales, estreñimiento, dolor de cabeza y hasta erupciones cutáneas.

Otro punto a tener en cuenta es que puede interaccionar con algunos medicamentos, por lo que aquellos que tengan algún tratamiento permanente, deberían consultar al médico o farmacéutico antes de tomar un suplemento de espirulina.

También se recomienda evitar su consumo en caso de tener fenilcetonuria, una enfermedad genética que afecta la capacidad de procesar ciertos aminoácidos, en caso de hipertoridismo, por lo que hemos mencionado del yodo y la tiroides, e hiperuricemia.

Para las embarazadas y mujeres que estén dando el pecho la espirulina tampoco es aconsejable.

¿A qué conclusiones llegamos después de leer esto? Pues a que no te gastes el dinero en tomar suplementos que prácticamente no te van a servir para nada, ya que en las cantidades recomendadas no te van a aportar prácticamente ningún nutriente, y en algunos casos concretos podría tener contraindicaciones para la salud.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.