¿Por qué es malo tomar las tostadas quemadas?

¿Te encanta el pan muy dorado? ¿Si se te quema lo raspas un pelín y listo? Pues ojo con las tostadas quemadas, ¡pueden ser peligrosas!

La razón por la que no deberías tomar las tostadas quemadas

Las tostadas son un clásico del desayuno y una buena opción siempre que se combinen bien (de esto hablaremos en otro capítulo) y que no se tuesten en exceso. Y es que si te pasas de tostado, consumirás una sustancia que es potencialmente cancerígena: la acrilamida. Vamos a ver por qué es malo comerse las tostadas quemadas, cómo se forma la acrilamida y qué hacer para evitar este compuesto en la medida de lo posible.

Si no has oído hablar nunca de esto, es posible que ahora mismo estés preocupado al pensar la cantidad de veces que te has comido unas tostadas o un pan tostados en exceso. El objetivo de este artículo es que conozcas este potencial peligro y que aprendas a evitarlo en la medida de lo posible. No pasa nada si un día tomas unas tostadas más doradas de lo normal, pero trata de que no sea lo que comas todas las mañanas.

¿Qué es la acrilamida y cómo se forma?

La acrilamida es una sustancia química que aparece de forma natural cuando se cocinan ciertos alimentos a altas temperaturas, generalmente por encima de 120 °C, en particular durante procesos de tostado, fritura, horneado y asado. 

Dicho compuesto se forma principalmente en alimentos ricos en carbohidratos, como patatas, pan, galletas y cereales, cuando se someten a altas temperaturas y se combinan con aminoácidos y azúcares en un proceso conocido como reacción de Maillard. Esta reacción química produce un sabor muy palatable pero también acrilamida, un compuesto que, consumido en exceso, parece ser perjudicial para la salud.

¿Qué riesgos tiene la acrilamida?

Es una sustancia que ha sido clasificada por la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC) como “probablemente cancerígena para los humanos”, basándose en los resultados de estudios realizados en animales de laboratorio. Estos estudios han demostrado que la exposición a altas dosis de acrilamida puede provocar tumores en diferentes órganos, como el pulmón, el estómago, el intestino, el páncreas, la mama, el útero o el ovario.

Para tranquilidad de todos, la evidencia en humanos es limitada y no concluyente, ya que los estudios epidemiológicos no han encontrado una asociación clara y consistente entre el consumo de acrilamida y el riesgo de cáncer. Además, la cantidad de acrilamida que se ingiere a través de los alimentos es mucho menor que la que se utiliza en los experimentos con animales.

No obstante, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda reducir la exposición a la acrilamida en la dieta, ya que se considera que no existe un nivel seguro de consumo de esta sustancia y que cualquier reducción puede tener un efecto beneficioso para la salud.

Por otro lado, la acrilamida también puede tener otros efectos adversos para la salud, como daños en el sistema nervioso, el sistema reproductivo o el desarrollo fetal. Estos efectos se han observado en trabajadores expuestos a altos niveles de acrilamida en la industria o en personas intoxicadas por esta sustancia.

Cómo reducir el riesgo de consumir tostadas quemadas

¿Por qué es peligroso comer tostadas quemadas?
¿Por qué es peligroso comer tostadas quemadas?/ Foto de Freepik.

El primer punto y más importante es controlar el tiempo y la temperatura a la que tuestas el pan. En la foto de arriba puedes ver cómo quedan las tostadas en función del tiempo que estén en el tostador. Las dos primeras serían las mejores opciones, seguida de la tercera si se le quitan los bordes.

Las partes más quemadas se pueden eliminar fácilmente raspándolas con un cuchillo, pero no vale hacer esto con unas tostadas como las dos últimas de la imagen. Estas habría que desecharlas.

Trata de variar tus desayunos, está bien tomar tostadas algunos días, pero otros puedes optar por alternativas diferentes y saludables, como un porridge de avena, yogur con fruta o unos huevos revueltos con un poco de jamón, si te gustan los desayunos salados. De esta forma reducirás la exposición a esta sustancia.

Preguntas frecuentes sobre las tostadas quemadas y la acrilamida:

¿Qué cantidad de acrilamida es segura?

No existe un nivel seguro de exposición a esta sustancia, ya que cualquier cantidad puede tener un efecto acumulativo en el organismo. Por eso, se recomienda reducir al mínimo el consumo de alimentos que contienen acrilamida, especialmente los que están muy tostados o quemados.

¿Qué alimentos tienen más acrilamida?

Los que tienen almidón y se cocinan a altas temperaturas, como las patatas fritas, las chips, las galletas, el pan, las tostadas, los cereales, el café y algunos productos de bollería. También se puede encontrar en algunos alimentos ahumados, como el salmón o el queso.

¿Cómo puedo saber si una tostada tiene acrilamida?

No hay una forma fácil de saber si una tostada tiene acrilamida, ya que esta sustancia no tiene olor ni sabor. Sin embargo, se puede estimar que cuanto más oscura o quemada esté la tostada, más acrilamida tendrá. Lo ideal es tostar el pan hasta que tenga un color dorado claro, sin zonas negras o marrones.

¿Qué pasa si me como una tostada quemada

Comer una tostada quemada de forma puntual no va a tener consecuencias para la salud. Sin embargo, si se consume de forma habitual, se acumula acrilamida en el organismo y según los diferentes organismos ahí podría estar el riesgo.

Fuentes consultadas para elaborar este artículo:

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.