¿Una dieta ultrabaja en grasa es saludable?

¿Es interesante reducir al máximo la grasa de la dieta diaria? Esto es todo lo que debes saber de la dieta ultrabaja en grasas.

Dieta ultrabaja en grasas, ¿es interesante para la salud?

Cuando se sigue una dieta ultrabaja en grasas, este macronutriente constituye el 10 % o menos de las calorías diarias. Si bien esta dieta puede ser útil para personas con ciertas patologías, puede no ser la mejor opción para todo el mundo.

Durante décadas, las pautas dietéticas oficiales han aconsejado a las personas seguir una dieta baja en grasas, en la cual este compuesto representa alrededor del 30 % de la ingesta diaria de calorías. Sin embargo, muchos estudios sugieren que esta forma de comer no es la estrategia más eficaz para perder peso a largo plazo ni tiene tantos beneficios como se podría pensar en un principio.

Durante años las grasas han sido las grandes demonizadas de la dieta, ¿es cierto que son poco interesantes para la salud? ¿Merece la pena reducirlas al máximo?

Las investigaciones más grandes y extensas en el tiempo muestran solo bajadas mínimas en el peso y ningún efecto sobre las enfermedades cardíacas.

Sin embargo, muchos defensores de las dietas bajas en grasas consideran insuficiente la recomendación de que el 30 % de las calorías provengan de las grasas y sugieren que, para que una dieta baja en grasas sea efectiva, no deben representar más del 10 % de las calorías diarias.

Vamos a analizar en detalle las dietas ultrabajas en grasas y sus efectos sobre la salud.

¿Qué es una dieta ultrabaja en grasas?

Una dieta ultrabaja en grasas (o muy baja en grasas) no permite que más del 10 % de las calorías provengan de la grasa. También tiende a ser baja en proteínas (otro 10 % de las calorías diarias) y muy alta en carbohidratos (el 80% de las calorías diarias provienen de este macronutriente).

Estas dietas se basan principalmente en el consumo de alimentos de origen vegetal y limitan la ingesta de productos animales como huevos, carne y lácteos enteros. Además, restringen el consumo de alimentos vegetales ricos en grasas como el aceite de oliva virgen extra, los frutos secos y los aguacates, a pesar de ser ingredientes saludables.

Esto puede ser problemático, ya que las grasas cumplen varias funciones importantes en el cuerpo, como ser una fuente de calorías, formar membranas celulares y hormonas, ayudar en la absorción de vitaminas liposolubles y hacer que los alimentos sepan bien.

Efectos potenciales para la salud

Las dietas ultrabajas en grasas se han estudiado exhaustivamente y la evidencia indica que pueden ser beneficiosas contra varias afecciones graves, como enfermedades cardíacas, diabetes y obesidad, entre otras.

Enfermedades cardíacas

Algunos estudios muestran que una dieta ultrabaja en grasas puede mejorar varios factores de riesgo importantes de enfermedades cardíacas, como la presión arterial alta, el colesterol alto en sangre y la proteína C reactiva alta, un marcador de inflamación.

Un estudio realizado en 198 personas con enfermedades cardíacas mostró resultados particularmente sorprendentes, ya que solo 1 de los 177 individuos que siguieron esta dieta experimentó un problema de salud relacionado con el corazón, en comparación con más del 60 % de las personas que no la siguieron.

Diabetes tipo 2

Varios estudios indican que las dietas muy bajas en grasas y altas en carbohidratos pueden mejorar la diabetes tipo 2.

Por ejemplo, en uno realizado en personas con diabetes tipo 2 que siguieron este tipo de dieta, el 63 % de los participantes redujo sus niveles de azúcar en sangre en ayunas. Además, el 58 % de las personas que eran dependientes de la insulina pudieron reducir o suspender la terapia con insulina por completo.

Obesidad

Las personas obesas también pueden obtener beneficios siguiendo este tipo de alimentación.

Un estudio en el que participaron 106 personas con obesidad masiva mostró que los participantes en esta dieta perdieron un promedio de 140 libras (63.5 kg), lo cual es sorprendente considerando que la dieta se basa principalmente en el consumo de carbohidratos refinados.

Esclerosis múltiple

Las personas con esclerosis múltiple también pueden tener beneficios al llevar una dieta baja en grasas.

En 1948 Roy Swank comenzó a tratar a las personas que padecían esta enfermedad con la llamada dieta Swank. Este autor realizó un seguimiento a 150 personas con esclerosis múltiple durante 50 años. Los resultados demostraron que una dieta ultrabaja en grasas redujo la progresión de la enfermedad.

Después de 34 años solo el 31 % de las personas que la siguieron murieron, en comparación con el 80 % de las personas que no la siguieron.

¿Realmente funcionan las dietas ultrabajas en grasas?

No se sabe exactamente cómo o por qué las dietas ultrabajas en grasas mejoran la salud. Algunos argumentan que los efectos reductores de la presión arterial pueden no estar directamente relacionados con su bajo contenido de grasas, ya que la dieta del arroz, por ejemplo, es extremadamente baja en sodio.

También se ha sugerido que el hecho de que estas dietas sean monótonas e insípidas puede causar una reducción involuntaria en la ingesta de calorías.

Reducir las calorías tiende a tener beneficios tanto para el peso como para la salud metabólica, sin importar si se reducen los carbohidratos o las grasas.

Por lo tanto, seguir una dieta ultrabaja en grasas de forma estricta es extremadamente difícil a largo plazo debido a la falta de sabor y variedad y no está claramente demostrado que este tipo de alimentación sea tan efectivo como se puede pensar a priori, aunque algunos estudios científicos pueden mostrar determinados beneficios para mejorar algunos problemas de salud.

Preguntas frecuentes sobre las dietas muy bajas en grasas:

¿Qué es una dieta ultrabaja en grasas?

Es una dieta que limita el consumo de grasas a menos del 10% de las calorías diarias totales.

¿Cuáles son los beneficios de esta dieta?

Esta dieta puede ayudar a reducir el riesgo de enfermedades cardíacas, diabetes y obesidad.

¿Qué alimentos debo evitar en una dieta ultrabaja en grasas?

Debes evitar alimentos ricos en grasas saturadas, como carnes grasas y productos lácteos enteros, y también los ultraprocesados que tienen grasas trans.

¿Qué alimentos puedo comer en una dieta ultrabaja en grasas?

Puedes comer frutas, verduras, legumbres, granos enteros, pescado y aves sin piel.

¿Puedo consumir grasas saludables en una dieta ultrabaja en grasas?

Sí, puedes consumir grasas saludables en cantidades limitadas, como aguacates, nueces y semillas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.