¿Sabes por qué los garbanzos producen gases y cómo evitarlo?

Si los garbanzos te producen gases, tienes que leer este artículo. Con estos sencillos trucos evitarás flatulencias.

¿Sabes por qué los garbanzos producen gases?

A muchas personas les encantan los garbanzos tanto por su delicioso sabor como por sus excelentes beneficios nutricionales. Esta legumbre es una excelente fuente de proteínas, fibra y minerales, lo que hace que sea opción muy saludable para incluir en una dieta equilibrada.

También te puede interesar…

Pasta de garbanzos, ¿es interesante a nivel nutricional?

Sin embargo a algunas personas el consumo de garbanzos les produce malestar digestivo en forma de flatulencias o gases. ¿Quieres saber cómo evitar este problema? ¡Te ayudamos a resolverlo!

¿Por qué los garbanzos producen gases?

Hay varias razones por las que los garbanzos producen gases y hacen que hagamos una digestión incómoda:

Los sacáridos son los responsables

Al igual que otras legumbres como las judías y las lentejas, los garbanzos contienen sacáridos, un tipo de fibra que es difícil de digerir para algunas personas.

Estos sacáridos, como los oligosacáridos y los polisacáridos, pasan sin cambios al intestino grueso, donde son fermentados por las bacterias naturales presentes en el colon. Durante la fermentación, se producen gases, como el dióxido de carbono, el hidrógeno y el metano.

Estos gases son los responsables de la hinchazón y las flatulencias que algunas personas experimentan después de comer garbanzos.

Es importante tener en cuenta que no todo el mundo tiene la misma reacción a los sacáridos presentes en los garbanzos, por lo que algunas personas pueden sufrir más malestar digestivo que otras.

El factor del síndrome de intestino irritable

Otra razón por la cual los garbanzos producen gases es el Síndrome de Intestino Irritable (SII), una condición crónica que afecta el funcionamiento normal del tracto digestivo.

Las personas con SII suelen tener una mayor sensibilidad a ciertos alimentos, incluidos los garbanzos, lo que puede provocar hinchazón, gases y otros síntomas digestivos incómodos.

Si padeces esta patología, es posible que tengas que limitar los alimentos que puedan desencadenar los síntomas.

Consejos para disfrutar de los garbanzos sin que produzcan gases

Si eres amante de esta legumbre, pero te preocupa el efecto de los gases, no te preocupes porque hay solución. Hay algunas estrategias que puedes poner en marcha para disfrutar de esta legumbre sin experimentar estos incómodos problemas:

Empieza con porciones pequeñas

En lugar de servirte una gran cantidad de garbanzos, comienza con raciones más pequeñas y ve aumentando gradualmente según tu tolerancia. Observa cómo te sientes después de cada comida y ajusta la cantidad en consecuencia.

Remoja y hierve los garbanzos

Remojar y hervir los garbanzos antes de consumirlos puede ayudar a hacerlos más digeribles. Para hacerlo, simplemente déjalos en un bol con abundante agua durante toda la noche y luego hiérvelos hasta que estén tiernos. Este proceso puede ayudar a reducir las posibilidades de sufrir gases tras su consumo.

Enjuaga los garbanzos de bote

Si optas por los garbanzos en conserva, asegúrate de enjuagarlos bien antes de consumirlos. Esto ayudará a eliminar parte de los carbohidratos solubles en agua, que son los responsables de las flatulencias.

Y recuerda leer la etiqueta de la conserva que vayas a comprar para elegir una que no contenga aditivos no deseados, como el azúcar o un exceso de sal.

Agrega especias digestivas

Al cocinar los garbanzos puedes añadir especias que faciliten la digestión como el comino, el jengibre o el hinojo. Esto puede ayudar a mejorar la digestión y reducir los gases.

Quita la piel de los garbanzos

La piel de los garbanzos puede ser difícil de digerir, ya que contiene fibra insoluble. Si te preocupa el efecto de las flatulencias, puedes optar por quitarla antes de consumirlos.

Aunque este proceso puede parecer muy laborioso, hay un truco con los garbanzos cocidos para quitar la piel fácilmente y consiste en lo siguiente:

Una vez enjuagados y bien escurridos hay que ponerlos en un recipiente apto para el microondas, espolvorear una cucharadita de bicarbonato por cada 200 gramos de garbanzos cocidos y mezclarlo muy bien todo. Luego se calientan unos minutos hasta que se templan y se remueven. Para terminar, se cubren con agua caliente y frotando con las manos la piel saldrá prácticamente sola.

Alimentos alternativos a los garbanzos para evitar gases

Si los garbanzos siguen causando malestar digestivo a pesar de seguir los consejos mencionados anteriormente, es posible que estés valorando alternativas a esta legumbre. Existen otros alimentos ricos en proteínas y fibras que pueden sustituir a los garbanzos y producen bastantes menos gases. Estas son algunas opciones:

Lentejas

Las lentejas son una excelente alternativa a los garbanzos, ya que también son ricas en proteínas y fibra y son más digeribles que estos últimos. Es importante remojarlas unas horas antes de cocinarlas, para acabar con los antinutrientes que tienen y que no produzcan molestias digestivas.

Judías pintas

Esta es otra opción deliciosa y muy saludable que merece la pena incluir en la dieta. Como decimos con todas las legumbres, empieza con porciones pequeñas y observa cómo te sientes después de comer.

Tofu

Si eres vegetariano o vegano, el tofu puede ser una excelente alternativa para incluir proteína vegetal en tu alimentación. Eso sí, cuando vayas a comprarlo es importante fijarse en los ingredientes para optar por uno que no lleve aditivos o añadidos poco interesantes.

Dos ideas de recetas con garbanzos saludables y fáciles de digerir

Si quieres evitar platos contundentes con garbanzos que luego te producen una digestión difícil, tienes que probar estas dos ideas:

Hummus casero

El hummus es una de las formas más populares de disfrutar los garbanzos en el aperitivo. Puedes hacerlo en casa triturando garbanzos cocidos, aceite de oliva, zumo de limón, tahini y especias como el comino y el pimentón dulce. Sírvelo con dips de vegetales crudos y tendrás un snack saludable y delicioso.

Ensalada de garbanzos

Una ensalada de garbanzos es rápida y muy fácil de hacer. Combina garbanzos cocidos, pepino, tomate, cilantro, zumo de limón y aceite de oliva para hacer una ensalada refrescante y llena de nutrientes. Puedes añadir especias como el comino o un toque de pimienta para darle un punto extra de sabor. Si quieres un extra de proteína y de sabor, puedes ponerle unos daditos de queso feta.

Por tanto, como acabas de ver, los garbanzos son una legumbre muy interesante desde el punto de vista nutricional y que se puede preparar de mil formas. Aunque es cierto que pueden causar gases, siguiendo los consejos de este artículo, puedes disfrutar de ellos sin preocuparte por el malestar digestivo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.