¿Por qué no es lo mismo tomar fruta entera que triturada?

Vamos a resolver de una vez por todas uno de los mayores dilemas nutricionales: por qué no es lo mismo tomar la fruta entera que triturada.

¿Por qué no es lo mismo tomar la fruta entera que triturada?

La fruta es un alimento indispensable para una dieta saludable, ya que aporta vitaminas, minerales, antioxidantes y fibra. Sin embargo, no todas las formas de consumir estos alimentos son igual de beneficiosas. Vamos a explicar por qué no es lo mismo tomar fruta entera que triturada y por qué si te tomas un zumo estás consumiendo la misma cantidad de azúcar que hay en un refresco.

Fruta entera: la mejor opción

¿Qué es el índice glucémico y cómo afecta a tu salud?
La fruta entera es una opción mucho más interesante que triturada.

La fruta entera es la forma más natural y recomendable de consumir este alimento, ya que conserva todas sus propiedades nutricionales y organolépticas. Al comer la fruta entera, masticamos sus trozos y liberamos los jugos que contienen los azúcares naturales de la fruta. Estos azúcares se absorben de forma gradual en el intestino, evitando los picos de glucosa en sangre que pueden provocar los zumos o los batidos.

Resumen:

Al comer fruta entera, aprovechas toda su fibra y el azúcar naturalmente presente en la misma se libera lentamente en el cuerpo. Es una opción muy saludable.

Además, al comer la fruta entera se aprovecha toda su fibra, tanto la soluble como la insoluble. La fibra soluble forma un gel en el estómago que ralentiza la digestión y aumenta la sensación de saciedad, lo que ayuda a controlar el apetito y el peso. La fibra insoluble, por su parte, favorece el tránsito intestinal y previene el estreñimiento.

Otra ventaja de comer la fruta entera es que, de esta forma, se disfruta de su sabor, su aroma, su textura y su color.

Fruta triturada: una opción menos saludable

Un zumo tiene el mismo azúcar que un refresco
Un zumo tiene el mismo azúcar que un refresco.

Al batir o licuar los trozos de fruta se pierden buena parte de sus propiedades, especialmente la fibra, y algo más importante, liberando sus azúcares, de forma que pasamos de tener azúcar naturalmente presente en el alimento (que es saludable porque forma parte de su matriz) a encontrarnos con azúcar libre, que tiene el mismo impacto en el cuerpo que el azúcar blanco que le añades.

Resumen:

La fruta triturada pierde su fibra (total o parcialmente) y el azúcar naturalmente presente se convierte en azúcar libre. Una opción que nada tiene que ver con consumir fruta entera.

Al liberar los azúcares de la matriz del alimento y reducir de forma drástica la cantidad de fibra, se liberan los azúcares de forma más rápida, lo que hace que se absorban más rápido en el intestino y que se produzca un pico de glucosa en sangre.

Contenido relacionado:

Otro inconveniente es que al perder la fibra también desaparece la sensación de saciedad que se produce al consumir la fruta entera, lo que puede hacer que se coma más cantidad de fruta o que poco tiempo después de haber tomado la fruta triturada el hambre vuelva a aparecer.

No es lo mismo un zumo que un smoothie

Y aquí en el apartado de fruta triturada tenemos dos variables: los zumos y los smoothies.

Los zumos no llevan nada de fibra, por lo que aunque sean naturales, estás tomando una cantidad ingente de azúcar libre que llega prontísimo al torrente sanguíneo porque no hay nada de fibra que ralentice ese impacto.

Por su parte, cuando se hace un smoothie no se elimina nada, es decir, que aunque al triturar la fruta facilitas la digestión, liberas ese azúcar y su índice glucémico es mayor que al tomar fruta a bocados, estás conservando la fibra, lo que hace que sea una opción más interesante que los zumos. A veces a estos smoothies se les añade yogur o un lácteo, que aporta grasa y proteínas, por lo que el impacto de la glucosa en sangre es todavía menor.

En definitiva tienes que recordar que no es lo mismo tomar la fruta entera que triturada y que la mejor opción siempre va a ser optar por las piezas enteras, en el siguiente escalón tenemos los smoothies, preferiblemente usando yogur natural para aportar grasa y proteína, y como última alternativa están los zumos.

Y aquí volvemos a repetir lo que decimos siempre, esto no implica que si un día te quieres tomar un zumo, vaya a ser un drama nutricional en toda regla. No pasa absolutamente nada porque lo estás haciendo en el contexto de una dieta saludable. Lo que sí debes saber es que un zumo o un smoothie nunca va a ser equivalente a tomar una pieza de fruta y que no debes optar por estas alternativas para tomar en el día a día y menos para dársela a los pequeños de la casa.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.